Alimentación


La alimentación es producto de un conjunto de factores sociales, económicos y culturales. En este sentido, los hábitos alimentarios de una población se ven influidos en gran medida por la disponibilidad, el costo y la variedad de alimentos, pero también por la costumbre, las creencias, la información que circula acerca de los alimentos y los hábitos alimentarios, los estilos de vida y los grupos de pertenencia, entre otros factores.

El derecho a la alimentación es un derecho humanoíntimamente vinculado al derecho a la salud y reconocido por numerosos tratados internacionales suscriptos por Argentina. Por este motivo, el Estado tiene la obligación de promoverlo y protegerlo. En este sentido, es necesario señalar que la protección del derecho a la alimentación no sólo implica abordar la problemática de la desnutrición sino que refiere a al campo más amplio de la malnutrición.

La alimentación inadecuada (junto con el consumo de tabaco y la actividad física insuficiente) es una de las principales causas de las enfermedades crónicas no trasmisibles (ECNT). Estas enfermedades (entre las que se incluyen las enfermedades cardio y cerebrovasculares, la diabetes, el cáncer y la enfermedad respiratoria, entre otras) constituyen la causa de muerte de 35 millones de personas cada año a nivel global, el 80% de las cuales se producen en países de bajos y medianos ingresos.

La Argentina no es ajena a este problema. De acuerdo a la Encuesta Nacional de Factores de Riesgo 2013 (ENFR 2013, Ministerio de Salud de la Nación), el 57,9% de la población adulta de nuestro país tiene exceso de peso, el 34,1% tiene presión arterial elevada y el promedio diario de porciones de frutas o verduras consumidas es de 1,9 por persona. A esto se suma el hecho de que mientras la Organización Mundial de la Salud recomienda una ingesta de sal de 5 gramos diarios, en el país (según datos del Ministerio de Salud de la Nación) la ingesta promedio por habitante es de entre 11 y 12 gramos, de los cuales alrededor de del 70% proviene de los alimentos industrializados.

Dada la magnitud del problema, desde FIC Argentina asumimos el compromiso de investigar y trabajar desde la sociedad civil para promover, monitorear y aportar al desarrollo e implementación de políticas públicas que sean eficaces para disminuir el consumo de sodio y grasas trans en la población, prevenir la obesidad y favorecer la adopción de hábitos alimentarios saludables.



ALIMENTACIÓN

ALIMENTACIÓN

Los hábitos alimentarios no saludables favorecen la aparición de enfermedades que empeoran la calidad de vida.

ACTIVIDAD FÍSICA

ACTIVIDAD FÍSICA

El sedentarismo afecta a gran parte de la población e incrementa las posibilidades de adquirir enfermedades.

ALCOHOL

ALCOHOL

El consumo problemático de alcohol es uno de los principales factores de riesgo de las enfermedades no transmisibles.