Los cigarrillos son cada vez más baratos para el bolsillo de los argentinos



Son unos de los más accesibles del continente y del mundo. El 31 de mayo es el Día Mundial Sin Tabaco y el lema es aumentar los impuestos y precios para reducir la epidemia de tabaquismo.

En el marco del Día Mundial Sin Tabaco que se celebra cada 31 de mayo, FIC Argentina, organización sin fines de lucro que promueve políticas para prevenir enfermedades crónicas no transmisibles, da a conocer los resultados de su investigación sobre el poder de compra de los cigarrillos argentinos.

El Día Mundial Sin Tabaco es promovido por la Organización Mundial de la Salud para resaltar los daños a la salud que genera el consumo de tabaco y en 2014 el objetivo es alentar a los gobiernos a que aumenten los impuestos. De acuerdo al Atlas de tabaco, una publicación que compara la epidemia de tabaquismo entre todos los países del mundo, los cigarrillos en Argentina son unos de los más baratos y accesibles del continente y del mundo, lo cual es una de las principales causas del alto índice de tabaquismo del país.

Si bien en los últimos años, según datos provistos por el ministerio de Agricultura, el precio nominal (o precio de bolsillo) de los cigarrillos ha aumentado en Argentina, al ajustar por inflación se observa un estancamiento o incluso una reducción del precio real de los cigarrillos. A la vez, se ha ido incrementando el poder de compra (la facilidad con la que se pueden adquirir los cigarrillos). Una investigación desarrollada por FIC Argentina sobre la evolución del poder de compra (asequibilidad) de los cigarrillos en nuestro país ha demostrado que éste se duplicó en la última década. Mientras que a mitad de 2005, adquirir 100 paquetes de cigarrillos insumía el 42% del sueldo promedio de los argentinos; a mediados de 2013, solo era necesario el 22% del salario promedio para adquirir la misma cantidad de paquetes. Esto significa que a junio de 2005, con un sueldo promedio se podían comprar 236 paquetes de cigarrillos, mientras que a junio de 2013, se podían comprar 442 paquetes de cigarrillos.

Una consecuencia clara del abaratamiento progresivo de los cigarrillos es el hecho de que el volumen de venta de cigarrillos per cápita no ha caído, sino que desde el año 2000 se han mantenido un promedio de venta per cápita de 70 paquetes por año teniendo en cuenta la población mayor de 15 años.

El tabaquismo es la principal causa de muerte prematura en nuestro país y golpea más fuertemente a los sectores sociales más vulnerables. Además de salvar vidas y proteger el derecho a la salud de la población, subir los impuestos al tabaco generará aumentos en los ingresos fiscales. Hoy el Estado argentino gasta el doble de lo que recauda en impuestos de tabaco, en atender las enfermedades que provoca el tabaco. Para lograr el impacto buscado en la salud pública, deberá garantizarse una reducción sostenida del poder de compra de los productos de tabaco, a través de un aumento del precio real de los productos de tabaco (es decir ajustado por la inflación) y que sobrepase el crecimiento de los ingresos de la población.

“El aumento de impuestos y precios es la política de control de tabaco más retrasada en Argentina. Nuestra investigación muestra que en la última década, los cigarrillos se han ido abaratando progresivamente respecto del costo de vida y del crecimiento del ingreso, y la industria tabacalera ha logrado mantener el consumo per cápita estable a través de estrategias de precios bajos y así compensar la reducción del consumo que se hubiera logrado como consecuencia de las políticas de control de tabaco implementadas en los últimos años”, señala Verónica Schoj, directora ejecutiva de FIC Argentina.

En el marco del Día Mundial del Tabaco 2014, organizaciones argentinas de la sociedad civil han elaborado y firmado una declaración conjunta para solicitar la pronta implementación de una política fiscal efectiva para reducir la epidemia del tabaquismo y mejorar la salud pública.


ALIMENTACIÓN

ALIMENTACIÓN

Los hábitos alimentarios no saludables favorecen la aparición de enfermedades que empeoran la calidad de vida.

ACTIVIDAD FÍSICA

ACTIVIDAD FÍSICA

El sedentarismo afecta a gran parte de la población e incrementa las posibilidades de adquirir enfermedades.

ALCOHOL

ALCOHOL

El consumo problemático de alcohol es uno de los principales factores de riesgo de las enfermedades no transmisibles.